Comunícate en asociacion.escenario@gmail.com o busca al TIET en Facebook

6.30.2009

¡Adiós Junio!

Junio ha sido un azaroso mes con muchas cosas sucediendo, cambiando, moviéndose, de todo eso vamos a hablar en nuestro
Diario de Trabajo
Tuvimos la visita del colega Luis Olguín, con su teatro de títeres El Gorrión, quien estuvo realizando presentaciones en diversas instituciones en San Salvador, así como relacionándose en el trabajo del gremio cultural del país. Nuestros agradecimientos a Luis y sus títeres, por compartir vivencias y trabajo en este agitado mes.
Además, durante todo el mes de junio, realizamos una temporada de nuestro montaje de títeres para adultos "La Muerte y el Avaro", gracias a todas las personas que nos acompañaron en esta aventura en el centro histórico de San Salvador.
El día 11 el Gigante volvió a viajar, esta vez a la colonia Amatepec, en Soyapango, donde los chicos lo pasaron muy bien
El 19 de junio estrenamos nuestra obra infantil "El Oso Colmenero", tanto tiempo, esfuerzo y dedicación se vieron ¡al fin! reflejados en escena en una corta e intensa temporada.
El grupo de aprendices estuvo super emocionado, con los nervios de rigor y de lo más felices y entregados en este debut, con música en vivo, coreografías, un hermoso diseño de luces de Franklin Interiano y el bellísimo espacio de la Gran Sala del Teatro Nacional.
Nuestros agradecimientos a Jaime Ruano por las excelentes coreografías, a Joel Barraza por la música que grandes y chicos tararearon al final de cada presentación, a todo el personal del Teatro Nacional por sus atenciones, a los amigos y amigas que colaboraron para el buen desarrollo de las funciones y al generoso público que nos acompañó en el inicio de una nueva parte de este viaje fantástico.
El sábado 27 cambiamos de escenario y nos mudamos a la Plaza Morazán, allí presentamos La Fiesta de los Djinn, con la presencia de numeroso público, del señor Norman Quijano, alcalde de San Salvador y miembros del Consejo de cultura de la alcaldía, así como de Promocultura, agradecemos a todos ellos por su apoyo para la presentación de este espectáculo y esperamos que más espacios públicos puedan reactivarse con su iniciativa a través de las artes.
Además de ello, retomamos las reuniones con el COMTE y muy pronto el blog del Día Internacional del Teatro volverá a activarse con nuevas e interesantes noticias.
Hemos participado además del movimiento gremial generado en los últimos días al interior del sector teatro, nos llena de esperanza las nuevas iniciativas que surgen a partir de la nueva Secretaría de Cultura y su directora, Breni Cuenca, hacemos un llamado a todos los colegas para unirse a las mesas de trabajo que han sido convocadas el día viernes 3 de julio, a las 9:oo a.m. en la Sala de Cámara del Teatro Nacional, los temas son los siguientes: Incentivos fiscales, Formación, Gestión de espacios e Incentivos para la creación escénica, es importante que los que podamos participemos de estos debates que retornarán en beneficios para todo el gremio.
Taller - ¿Qué se ensaya?
Retomamos los ensayos de mantenimiento de nuestro repertorio y abrimos los nuevos talleres de formación constante en el TIET, en los siguientes temas:
Jazz para artes escénicas, a cargo de Erick González. Lunes de 4:00 a 5:30 p.m.
Voz para escena, a cargo de Joel Barraza. Martes de 4:00 a 5:30 p.m.
Temas de entrenamiento actoral: Calidad del movimiento, a cargo de Jennifer Valiente. Miércoles de 4:00 a 6:00 p.m.
Temas de actuación: Improvisación bajo el esquema de sumar pautas, a cargo de Jennifer Valiente. Jueves de 4:00 a 6:00 p.m.
Mayor información en nuestra sección de Eventos.
¿Dónde estaremos en Julio?
Seguimos en contacto y ¡Nos vemos en el teatro!

6.29.2009

La diversidad titiritera: apuntes sobre el teatro de títeres para adultos.

Jennifer Valiente. Actriz y directora del TIET.

El muñeco sale a escena, a diferencia de otros montajes, la cabeza guarda una armoniosa proporción con el cuerpo, dando a los muñecos la sensación de que no estamos en una historia para niños, los colores también nos alejan del mundo infantil, la historia refleja las preocupaciones y el mundo “de los grandes”: estamos ante una obra de títeres para adultos, sin embargo, la fantasía de la historia, la convención de la escena, la magia de los objetos inanimados, animándose por acto de prestidigitación ante los ojos del espectador, vence la resistencia de la lógica adulta y los jóvenes, hombres y mujeres en la penumbra de la sala, se sumergen como niños en la historia del retablo titiritero, ojos expectantes y bocas que sonríen o se entreabren siguiendo las acciones de los muñecos que van y vienen en su pequeño mundo, reflejando en el espejo del imaginario nuestro propio mundo, sueños, preocupaciones y anhelos.
¿Cómo pueden los muñecos, objetos inanimados hasta hace unos minutos, calar una y otra vez como desde hace cientos de años, en la sensibilidad del público? Dentro del hombre, aún del hombre contemporáneo sumergido en la batalla constante de la sobrevivencia y el reloj, viven las imaginerías comunes a todos los humanos, desde que el primer titiritero animó con las sombras de sus manos proyectadas en las paredes de piedra, las historias de cacería, las peleas y aventuras de sobrevivencia de las primeras comunidades que escuchaban con interés, alrededor del fuego; vive el sentido del misterio y la magia que acompañaba a la comunidad humana cuando el chamán, el hechicero, “el que hace que se muevan los dioses”, animaba las representaciones de las fuerzas incomprensibles de la naturaleza y el destino, del gran misterio de la muerte, personificados en dioses y demonios, espíritus y duendes, que entraban en contacto con el hombre, la máscara y el títere acompañaban los rituales y las historias de los hombres en aquel lejano tiempo en que el títere no era solo un entretenimiento para los más pequeños, de ese tiempo ancestral nacen las grandes tradiciones titiriteras para adultos: el bunraku japonés, los impresionantes wayang golek de Java, las grandes tradiciones de sombras en China, India y el héroe turco Karagoz.
En la década de los cincuenta del siglo veinte, luego de un declive de casi un siglo, la tradición titiritera vuelve a renacer en el teatro de títeres para niños y a partir de entonces, el espectáculo titiritero se vuelve sinónimo de entretención infantil; sin embrago, la búsqueda e investigación de nuevos territorios para el arte de los muñecos, vuelve a llevar a los titiriteros al mundo adulto e incluso a la denuncia social, como Bread and Puppet en la década de los setentas del siglo veinte, búsqueda que desemboca en territorios asombrosos, como los títeres robóticos en las películas hollywoodenses o absolutamente insospechados, como los espectáculos multimedia con títeres, los títeres sonoros y luminosos de Poupees Electriques y el teatro de objetos, representado en nuestro siglo por los inquietantes montajes de Periférico de Objetos.
En la escena nacional, los titiriteros son un bien escaso y dedicados casi en exclusiva al espectáculo titiritero para público infantil, que tiene un mercado menos riesgoso, aunque mucho menos establecido que el de teatro para niños y niñas. El espectáculo de títeres para adultos es, en nuestro medio, como los territorios desconocidos para los primeros aventureros en América: un mundo nuevo con mucho por hacer, peligroso, excitante y desconocido, un territorio donde pocos creadores y públicos se atreven a incursionar.
Como todo territorio poco explorado, el teatro de títeres para adultos guarda muchos temas que esperan para ser contados, diversas técnicas que esperan ser exploradas y entrar en la maravillosa alquimia escénica. En nuestro caso, además de experimentar con técnicas, experimentamos también con formas de hacer en escena, el encuentro de dos grupos, con maneras diferentes de hacer, con perspectivas distintas sobre el oficio, nos dio la oportunidad de conocer y reconocernos en el otro, de intercambiar miradas sobre la vida y tonos titiriteros, de proponer conservando nuestros sentidos abiertos y el acompañarnos en la exploración de un tema sobre el que ambos grupos deseábamos enfocar nuestra búsqueda titiritera.
La muerte es en nuestra sociedad un tema sombrío, una cifra en los periódicos, un castigo de fuerzas humanas o divinas y en todo caso, un tema tabú cuando se trata de asumirla en el plano personal como parte de nuestra vida y vivencia cotidiana. Indagando en este tema y en nuestras propias imágenes alrededor de él, encontramos la visión macabra medieval, representada por los grabados de Hans Holbein el Joven y en la tradición macabra y festiva de La Danza de la Muerte, estas imágenes nos sirvieron como trampolín en ocasiones, espejo en otras, como interlocutor siempre, para crear en nuestra propia imaginería la historia de La Muerte y el Avaro, una de nuestras producciones para el presente año; además de las imágenes visuales creadas a partir de los muñecos y su movimiento e interacción en escena, deseamos indagar en la luz y el sonido de este mundo que acabábamos de descubrir, para ello, el trabajo de ensayo compartido entre titiriteros y músico, enriqueció con otra visión más, los cuadros e imágenes que surgieron, y el posterior uso del lenguaje hablado que surgió en la pieza.
Indagar en territorios poco explorados puede ser arriesgado, pero los resultados de esta aventura nos animan a continuar en el camino de la búsqueda, en el camino poco transitado. ¿Se aventuran a acompañarnos?
Próximas presentaciones de La muerte y el Avaro
Martes 30 de junio. Local del TIET: 21 av. Sur, no. 113, edificio Alduvi 2ª. Planta (a la vuelta del Mr. Donut de la universidad Tecnológica. 6:30 p.m. $2.50
Martes 7 de julio. La Luna Casa y Arte. 8:00 p.m. $3.00
¡Nos vemos en el teatro!

6.22.2009

Espacios públicos, convivencia ciudadana y teatro.

Jennifer Valiente. Actriz y directora del TIET. Proyecto_escenario@yahoo.es

El espacio público, concebido como un lugar de libre circulación, dominio público y uso social colectivo es necesario tanto para la satisfacción de necesidades básicas (transporte, tránsito de personas y materiales, comercio, etc.) como de aquellas actividades de socialización (relaciones, identificación y expresión colectiva) que permiten la construcción de un tejido social saludable.

Entre los espacios públicos urbanos de San Salvador, especialmente en lo que ahora se conoce como Distrito Centro Histórico, las plazas jugaron un papel importante en la socialización y convivencia ciudadana durante la primera mitad del siglo XX, dándose en ellas diferentes actividades sociales: actos políticos y militares, así como artísticos y culturales e inclusive tecnológicos y científicos. Varios factores se conjugaron en el deterioro de las plazas y parques como lugares de convivencia ciudadana a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado y aunque algunos, como la represión e inestabilidad social en el conflicto armado, ya han sido solventados; otros como la violencia, delincuencia, deterioro físico e inseguridad ciudadana, continúan vigentes, si bien en menor medida que hace una década, pero siempre dificultando la recuperación y desarrollo de estos espacios de convivencia ciudadana.

Algunas plazas sirven actualmente como espacios para el desarrollo de actividades políticas o religiosas, sin embargo, sigue sin desarrollarse la dimensión lúdica y artística de estos espacios, que puede abonar al sentido de identificación, seguridad y convivencia ciudadana de diversos sectores, tan necesarios para el desarrollo de la identidad y sentido de seguridad en la capital. Es aquí donde el teatro de calle resulta un espacio de juego, convivencia y esparcimiento ciudadano que puede y debe ser integrado al paisaje urbano.

Por su naturaleza y estructura, el teatro de calle difiere totalmente del espectáculo en una sala. El teatro de calle puede ser desarrollado en espacios públicos abiertos: calles, zonas peatonales, plazas, fachadas de edificios públicos y otros con gran afluencia de personas, donde se busca el encuentro, muchas veces casual, entre el espectador y el espectáculo. El teatro de calle puede combinar diferentes propuestas escénicas: circo teatro, danza, títeres en gran formato e incluso incursionar en el performance o la instalación, pudiendo buscar o no la interacción directa y participación del público en tránsito por el espacio y en ocasiones, como en el teatro invisible de Augusto Boal, el público puede pasar desapercibido el espectáculo teatral, integrándolo a su experiencia cotidiana.

La accesibilidad del espacio público es trasladada al teatro de calle, el público no necesita pagar una entrada o trasladarse hacia el edificio teatral para presenciar la obra teatral, es el espectáculo el que interviene en el espacio, irrumpe en la cotidianidad urbana y transforma el espacio público en un lugar de expresión social a través del arte, en un espacio lúdico donde el ciudadano puede darse licencia para el goce estético y recuperar de esta forma, su dimensión humana, mecanizada por el ritmo de vida cotidiano.

Aunque en nuestra experiencia y atendiendo a la realidad en la que el oficio escénico se desarrolla en nuestro país, hemos desarrollado espectáculos para espacios no convencionales, es decir, que se representan en espacios que no son necesariamente edificios teatrales, los diferenciamos de aquellos espectáculos que son concebidos como teatro de calle, como es el caso de La Fiesta de los Djinn. En este montaje, la utilización del espacio público fue determinante para la construcción dramatúrgica del mismo.

La fiesta de los Djinn es concebida como un espectáculo de teatro de calle, donde la historia de la creación del fuego por los Djinn (genios del fuego en la tradición árabe), es el punto de partida para una sucesión de danza y juegos malabares, donde el diálogo es sustituido por la música, el movimiento en el espacio y la expresividad del cuerpo del actor para desarrollar el espectáculo, desde un estado onírico hasta la exaltación de ánimo del final, donde el espectador se ha identificado plenamente con el espectáculo. La magia del teatro de calle consiste en atrapar dentro de su magnetismo al transeúnte casual y convertirlo en el participante del espectáculo, en transformar la calle en el espíritu del teatro: el encuentro y común unión entre actor y espectador.

La Fiesta de los Djinn se presentará el sábado 27 de junio Plaza Morazán, 6:00 p.m. Entrada libre. Otras presentaciones: La muerte y el Avaro. Títeres para adultos. Todos los martes de junio. 6:00 p.m. Local del TIET: 21 av. Sur, no. 113, edificio Alduvi, 2a. planta ( a la vuelta del Mr. Donut de la Tecnológica). $2.50 entrada general.

Mayor información: http://eventos-escenarioytiet.blogspot.com/

6.16.2009

Hacer teatro para infancia en El Salvador

Jennifer Valiente. Actriz y directora del TIET. www.escenario.org

Ante nuestro último montaje, “El Oso Colmenero” del genial Manuel Gallich (Guatemala) y teniendo en cuenta lo difícil que resulta la consecución de espacios de representación y generación de público para un montaje cuyo autor y tema no están en el programa de estudios, que además cuenta con gran inversión de trabajo, tiempo y recursos en su producción y proceso: composición musical original, coreografía, seis actores y tres músicos en escena para un espectáculo de público infantil, podría parecer una exageración en nuestros tiempos y en nuestra sociedad, me encontré reflexionando cómo fue que se embarcó el TIET en esta aventura ¿Porqué hacer teatro para niños y niñas en El Salvador? Y poco a poco fui encontrando algunas respuestas.
La poca diversidad teatral en nuestro ámbito es reflejo de la poca diversidad cultural que padecemos, cualquier cosa fuera de la norma es ignorada en el mejor de los casos, condenada o negada en el peor de ellos; manifestaciones escénicas como el teatro de calle, circo teatro, títeres y teatro dedicado a la infancia y juventud son consideradas como géneros menores y poco serios; tanto las secciones de cultura de los medios de comunicación, como los críticos y algunos colegas, consideran que no vale la pena invertir tiempo y espacio para difundirlos o comentarlos, sumándose así a la tendencia uniformizante. La diversidad cultural (de la que forma parte la diversidad teatral), ayuda al ser humano a encontrar soluciones específicas a las variaciones específicas de su entorno y provee una interpretación particular del mundo, que contribuye a la creación de una identidad de grupo, en este sentido, las expresiones mencionadas, deberían ser visibilizadas como parte de nuestra diversidad cultural.
Otro tema a tocar en cuanto al hacer teatro para infancia en nuestro país, es el acceso a la cultura por parte de sus ciudadanos, preciso aquí mencionar el tema de los derechos culturales, cimentado en el artículo 27, inciso 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948): “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”, si esto no aplica a gran parte de nuestra población adulta, en el caso de nuestros infantes son en su mayoría, excluidos de la vida cultural por los adultos que les rodean, ya sea por ignorancia o negligencia.
La mayor referencia del hacer teatro para infancia, salvo contadas excepciones, viene del programa de estudios de Lenguaje y Literatura, de donde se extraen los temas que se consideran de interés para los maestros y teniendo cuidado de explicar que la presentación se acompañará de una guía didáctica, para que los adultos no tengan la impresión de que enviar a niños y niñas al teatro es una pérdida de tiempo si no se utiliza como herramienta pedagógica, de esta forma se realizan presentaciones con “público cautivo”, terrible denominación que define a quienes tienen que ir al teatro por una nota o tarea, muchas veces sin que se cuide de la calidad del espectáculo a presentar o consiguiendo la venta de las funciones a través del pago de “comisiones” a los maestros, negando de esta forma a niños y niñas el derecho al goce estético, al conocimiento de otras opciones de disfrute de su tiempo, a la diversidad cultural y al desarrollo de la sensibilidad humana que tanto necesitamos.
Aunque El Salvador participa de la Convención sobre los derechos del niño, poco han hecho estado y sociedad para garantizar lo contemplado en el Artículo 31 de tal documento: “respetar y promover el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciar oportunidades de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento”; poco han hecho los medios de comunicación, para apoyar el Artículo 17: “difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño”, más allá de lo meramente didáctico.
En innumerables ocasiones se ha hablado por parte de la sociedad e instituciones, sobre la desintegración social en nuestro país, innumerables veces se ha escuchado por parte de los teatristas, sobre la falta de públicos para el teatro. Muy pocas veces, sociedad, teatristas e instituciones han prestado atención a que nuestros niños y niñas reciban teatro de calidad, para su disfrute estético, para el desarrollo de su sensibilidad y para la formación de un gusto por lo escénico que logrará el relevo generacional que esperamos también en las salas teatrales.
Reflexionando sobre esto no puedo dejar de lado que este montaje se realizó con nuestros aprendices, adolescentes y jóvenes entre los 15 y 23 años, con quienes el montaje se convirtió también en un diálogo entre generaciones, tratando de respetar siempre sus opiniones y propuestas, aunque no siempre coincidieran con las mías, a veces fue difícil y exasperante, a veces maravilloso e inesperado, pero siempre interesante, y en este territorio del diálogo y el respeto mutuo logramos llegar a lo que siempre sueño que sea el teatro del TIET: una suma de nuestros sueños, realidades, lenguajes y descubrimientos teatrales, una historia que contarle a un alguien que esté dispuesto a escuchar; en este viaje que está pronto a llegar a puerto, contamos siempre con la generosidad de los artistas que aportaron su talento para ayudarnos a navegar, ahora se abrirá el telón y si los adultos dejan a los niños llegar al teatro, se hará la magia.
El Oso Colmenero se presentará en la Gran sala del Teatro Nacional.
Viernes 19 de junio, 10:00 a.m., 2:30 y 6:30 p.m. (Gala).
Sábado 20 de junio, 3:00 y 5:30 p.m.
Domingo 21 de junio, 10:00 a.m.
Adultos $3.00, Niños $2.00
Contactos: Boris Sánchez. escenario_ventas@yahoo.com. Cel. 7239 5359
más información sobre eventos: http://eventos-escenarioytiet.blogspot.com/

6.01.2009

¡Y Junio!

Diario de Trabajo
Hoy nos agarró la tarde porque hemos tenido muchas sorpresas al final del mes.
En nuestra última quincena de mayo, estrenamos nuestra pieza de títeres para adultos "La Muerte y el Avaro", el día 22 en el Palacio de las Artes.
Y decidimos instalar una temporada corta en nuestro local ¡si! queremos que nuestro espacio pueda comenzar a acoger nuestras piezas de pequeño formato, a ver qué tal nos va con este experimento independiente, en pleno centro histórico de San Salvador. Comenzamos el martes 26 y seguiremos durante los martes 2 y 9 de junio, a todos los que puedan apoyarnos en este esfuerzo los esperamos, las funciones son a las 6:30 p.m. y la entrada $2.50.
Nuestro local está ubicado en la 21 av. sur, no. 113, edificio Alduvi, 2a. planta (a la vuelta del Mr. Donut de la Teconológica), lléguense.
Durante la última semana de mayo, Boris estuvo participando del taller de producción que se ofreción en el Centro Cultural de España, a quienes agradecemos la oportunidad de compartir los conocimientos del maestro Ángel Murcia.
El día 30, colaboramos con los colegas de La Fabrika en la apertura de su Joga bola y luego, estuvimos en el homenaje a Benedetti que se dió en Los Tacos de Paco.
Y para cerrar el mes, el domingo 31, recibimos a nuestro colega argentino, Luis Olguín, de títeres El Gorrión, quien quiso venir a compartir con nosotros la transición presidencial y el arte de sus títeres.
Títeres El Gorrión trabaja desde hace cuarenta años para niños y adultos de toda latinoamérica, si alguien está interesado en contactar a Luis puede hacerlo en el siguiente dirección titereselgorrion@hotmail.com o al 2293 2542.
Taller - ¿Qué se ensaya?
Entramos a la recta final de los ensayos de "El Oso Colmenero", este se está poniendo frenético, ensayos coreográficos, musicales, de voz, mucho trabajo para tener todo a punto para nuestro estreno, cansado pero divertido.
¿Dónde estaremos la próxima semana?
Tuvimos que cambiar la programación de las presentaciones de La Fiesta de los Djinn y seguimos con la temporada de La Muerte y el Avaro
Además, no se olviden de ver la cartelera internacional en nuestra web.
Y con todas las expectativas que generan los cambios, iniciamos junio y seguimos trabajando en nuestros proyectos y esperamos seguir en contacto.